El reportero Daniel Blancas Madrigal, del diario La Crónica, fue vinculado a proceso penal por un desencuentro que tuvo con seudoperiodistas que cubren las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador, su tribuna preferida para atacar la libertad de expresión.

El pasado 11 de septiembre, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) anunció la indagatoria por el incidente ocurrido el 4 de marzo de 2020, en donde comunicadores terminaron en gritos, empujones y manotazos. El hecho fue filmado y difundido en redes sociales.

Los “youtubers”, como se le conoce a ese grupo servil al gobierno porque carecen de un medio serio, se dedican a leer preguntas o mensajes a modo del presidente, acosan a periodistas y reciben trato preferencial, mientras que medios como el nuestro se nos ha negado el acceso, denunció Blancas Madrigal.

El rotativo señaló que, en su momento, Daniel Blancas fue llamado a su redacción, reconvenido y sancionado por haber participado en la gresca. “Lo increíble es que la Feadle, durante un año y cinco meses, ha destinado recursos y personal especializado a este hecho, incluso ocupó a una de sus fiscales principales, Janet Chavarría Gutiérrez, en audiencias de ocho horas sólo para que los acusadores señalaran que sienten temor de ser agredidos en las mañaneras”.

Mientras los chayoteros del presidente se dedican al acoso, ahora también judicial, el mismo López Obrador continúa con sus ataques a la libertad de expresión. A continuación, un recuento del último periodo ocurrido desde las mañaneras.

11 de agosto

En voz de Elizabeth García Vilchis y su ¿Quién es quién en las mentiras de la semana?, calificó al diario Reforma de amarillista y lo acusó de querer engañar a los lectores por la nota “Dejan sin recursos a centros científicos”, aseguró que el Gobierno federal ha cumplido con la entrega de recursos a los centros públicos de investigación.

Dijo que Mario Maldonado, columnista de El Universal, usa mentiras en la prensa nacional para desprestigiar a Carolina Adams, esposa de José Ramón López Beltrán, hijo de AMLO, por su columna “Los empresarios detrás de Gas Bienestar”, de la que aseguró “el argumento de que esta información privilegiada provenía de una fuente cercana al vocero de presidencia, es más falso que un billete de dos mil pesos”.

Este día, López Obrador en su intento por seguir moralizando deseó que “ojalá que en los medios de información se fortalecieran valores culturales, morales, espirituales, se estigmatizara a los corruptos, no siguiera el apoyo al régimen de corrupción, injusticias y privilegios”. Luego nuevamente se fue contra Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, insistió en que están enojados porque ya no reciben dinero y por eso le echan la culpa de todo.

“Hay respeto a los periodistas, la diferencia está en los dueños de los medios, quienes utilizan la libertad de expresión como negocio, los que forman parte de los grupos de intereses creados que protegen a corruptos. Ya no se les da dinero a los periodistas machuchones”, y agregó que no generaliza, que no se deben sentir todos aludidos.

Enseguida mostró gráficas de Intélite con menciones a favor y en contra del presidente, en prensa escrita, radio y TV correspondientes al mes de julio; encabezan la lista, en contra, Reforma, El Universal, El Financiero y López Dóriga, con cinco negativas, “te pasastes (sic)”, dijo.

Y remató “hay columnistas que se han monopolizado a todo lo relacionado con la intelectualidad, la cultura, la ciencia, en donde los jefes son Aguilar Camín y Krauze. Como vasallos, la consigna era obedecer y callar, con excepciones; la mayoría de los medios subordinados, Cuarto Poder, y, en algunos casos, tenían más poder que el Legislativo y el Judicial. Nunca más eso”.

13 de agosto

Criticó a la “prensa conservadora” por su información del regreso a clases y ejemplificó con la primera plana de El Universal: “Contagios de COVID-19 en niños se disparan”.

Luego subrayó que con Peña Nieto, El Universal recibió mil 450 millones de pesos, ahora no recibe ese dinero porque se entrega a la gente humilde, por eso están molestos; con esta sacudida, aún es esta circunstancia especial, se vuelven opositores y dejan de estar de aplaudidores, eran vasallos que sólo aplaudían y callaban, siempre alienados al régimen.

16 de agosto

Como tema favorito, calificó como obsesión el enfoque crítico de Reforma y El Universal a su administración. “¿Qué tiene de malo que el Ejercito entregue juguetes en las zonas pobres? Críticas tan fuertes contra el presidente no habían sucedido desde la Revolución. Medios elitistas no podrán resistir porque la población piensa diferente en zonas populares”.

17 de agosto

Este día fue el turno para Pascal Beltrán del Río, director de Excélsior, porque dijo se burló de su modelo económico austero, por comer tortillas, frijoles y usar huaraches. “¿Qué quiere?, que el modelo sea de lujo, la extravagancia, el derroche, la inmoralidad.

Al respecto, el director editorial del medio respondió en sus redes sociales: “Le pasaron mal el dato señor Presidente, yo nunca hablé de huaraches. Éste es el tuit, supongo, al que hizo usted referencia hoy. Y no es burla sino desacuerdo. Quien conoce mi vida privada sabe –y no me desmentirá- que no soy una persona de excentricidades y derroches”.  El tuit estaba acompañado de una foto del anterior al que se hace referencia: “Leer por adoctrinamiento. Comer sólo frijoles. Poseer un solo par de zapatos. La receta de la 4T para ser feliz. Válgame”.

Enseguida tuiteó el periodista: “Hay una enorme distancia entre no aspirar a nada y vivir para excentricidades y derroches…”