Por Mabel Salinas. La palpitante ola de discriminación racial que ha manchado la historia de Estados Unidos es el telón de fondo de “Talentos Ocultos”, cinta verídica que pone en el mapa un episodio crucial pero poco conocido en la historia moderna del país vecino. Pese a estar ambientada en los años 60, fue hasta 2010 que Margot Lee Shetterly la publicó en el libro Hidden Figures. Ella conoció los hechos gracias a su padre, quien trabajaba en la NASA y le contó sobre un grupo de mujeres que hacían las operaciones matemáticas necesarias para poner cohetes en órbita en medio de la guerra espacial con la Unión Soviética, que tenía al mundo en una tensa expectativa. Conocidas como “computadoras humanas”, además de lidiar como mujeres en un mundo laboral liderado por hombres, eran afroamericanas, así que eran víctimas de la discriminación en dos frentes: el de género y el racial. Esta dura pero edificante película dirigida por Theodore Melfi se centra especialmente en tres de estas figuras escondidas a plena vista: Dorothy Vaughan (Octavia Spencer, nominada al Globo de Oro como actriz de reparto por este rol), Katherine G. Johnson (Taraji P. Henson) y Mary Jackson (la también cantante Janelle Monaé). El trío de brillantes damas ayudaron, desde distintas trincheras, a que John Glenn —recientemente fallecido el 8 de diciembre de 2016— se convirtiera en el tercer estadunidense en volar al espacio y el primero en orbitar alrededor de la Tierra en tres ocasiones. Destaca principalmente Johnson, rechazada en su área de trabajo y quien eventualmente cobró notoriedad por dar con la fórmula que permitiría al cohete salir y entrar a la atmósfera sin estallar en llamas. Impecablemente actuada por el trío protagónico y con la presencia de Kevin Costner, Jim Parsons y Kirsten Dunst, el emotivo filme cuenta una historia dramática mas no se excede en el melodrama. Por el contrario, aunque cuenta con escenas fuertes que darán golpes de conciencia también se da el lujo de ofrecer otras tantas conmovedoras y algunos momentos de comedia que seguramente tocarán las fibras del espectador. Resaltan las escenas en que el personaje de Taraji P. Henson debe recorrer largas distancias para ir al baño, porque en el departamento donde trabaja no hay sanitarios destinados a la gente de color, los momentos en que es mal vista por usar la cafetera de los blancos, así como los diálogos que evidencian la ceguera de una sociedad frente al talento de estas mujeres “de segunda clase”. Por su mensaje y tono, esta producción es equiparable a “Historias Cruzadas” (The Help, 2011), adaptación de la novela homónima sobre un grupo de sirvientas afroamericanas que criaban a los hijos de sus patronas blancas, mientras recibían todo tipo de humillaciones y tratos desiguales, y que sin embargo ayudaron a crear conciencia sobre la deplorable situación que su comunidad vivía en los estados sureños. Conciencia y reflexión son los regalos que tienen para ofrecernos ambas películas, pero además, “Talentos Ocultos”, que se estrenará en enero de 2017 y que seguramente tendrá alguna nominación al Oscar, es un recordatorio de que la grandeza puede esconderse en el lugar menos inesperado para ayudar al ser humano a tocar el universo.   Mabel Salinas es Directora Editorial de enlaButaca.com y colaboradora de Cine Premiere. @mabsalinas @EnLaButaca