Era el año 2006 y luego de que el Tribunal Electoral diera el triunfo a Felipe Calderón en los comicios presidenciales, el ahora Jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, pronunció aquella frase que lo sigue hasta nuestros días y que puso en riesgo a la incipiente democracia mexicana: “Al diablo con sus instituciones”.

Quince años después, uno de sus más leales súbditos y ahora protegido con el manto presidencial, Félix Salgado Macedonio, llevó esta frase aún más lejos y anunció no sólo la próxima muerte del Instituto Nacional Electoral (INE), sino que también amenazó a los siete integrantes del Consejo General de dicho organismo que votaron en favor de cancelarle la candidatura al gobierno de Guerrero.

“Si no se reivindican, se los decimos de una vez, los vamos a hallar a los siete, los vamos a buscar y vamos a ir a ver a Córdova. ¿No le gustaría al pueblo de México saber dónde vive Lorenzo Córdova? Si les gustaría saber cómo está su casita, de lámina negra que gotea, que cuando llueve se gotea y moja su cuerpo, ¿si? ¡Cabroncito! (…) Que no le rasquen los huevos al toro porque nos van a encontrar”, exclamó amenazante el lunes 12 abril.

Pero de qué se trata esto, qué pretende el ahora morenista, antes perredista y mucho antes priista, cuál es la bandera que pretende enarbolar: la de la irracionalidad, la de la violencia o la que ha manejado su jefe López Obrador desde hace muchos años, la del odio y la división.

Como el más peligroso de los criminales, Félix Salgado Macedonio amenazó a ciudadanos que están cumpliendo con su labor, apegados a la ley –no presentó informe de ingresos y no comprobó gastos de precampaña-, que resolvieron el tema con la mayor transparencia, pero ahí no queda la cosa, lo más grave es que azuza a sus seguidores a hacerles daño a ellos y a sus familias, amenaza con dar a conocer sus domicilios con todo lo que esto conlleva.

Es momento de poner un alto a estos desvaríos de los integrantes de MORENA, quienes están enfermos de poder y de una aberrante soberbia. Ellos creen que todo lo pueden y usan al pueblo de México para justificar y validar sus atentados a la democracia. No les gustan los contrapesos, quieren acabar con el México de las instituciones. No debemos permitirlo.

Afortunadamente y en pleno apego a las leyes electorales, el Consejo General del INE confirmó el martes 13 de abril la cancelación de la candidatura a Salgado Macedonio (lo mismo hizo el TEPJF el martes 27 de abril), la legalidad siempre debe salir avante. Pero hay que recordar algo muy importante: todo esto se pudo evitar si MORENA no postula a un violador para contender por un cargo público, porque sí, hay que decirlo con todas sus letras, Félix Salgado Macedonio es un criminal al amparo del presidente López Obrador. ¡Cayó “El Toro”!