“El partido en el gobierno busca en fast track ampliar el periodo del ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar”; “Diputados avalaron en fast track Reforma Eléctrica de López Obrador”; “Con mayoría de MORENA y aliados aprobaron Presupuesto 2020”, este tipo de noticias en materia legislativa se volvieron comunes desde hace casi tres años. El partido en el gobierno y sus aliados aprobaban iniciativas sin debate legislativo y en algunos casos las aprobaron sin moverle una coma, como fue el caso de la Reforma Eléctrica.

Por ello, la composición de la Cámara de Diputados después de la pasada elección del 6 de junio es de vital importancia. Con los 113 diputados que hasta el momento logra el PAN, 68 del PRI y los 18 del PRD se logrará colocar un bloque, un alto a las aprobaciones fast track que ordenaba López Obrador a sus reformas capricho.

Cabe recordar que para lograr este resultado las dirigencias del PAN, PRI y PRD trabajaron en la composición de la alianza electoral “Va por México”, debido a que en dos años de gobierno morenista, México ha atravesado una severa crisis económica, desempleo, inseguridad y un severo deterioro del sistema de salud, además que ha sido una administración marcada por el autoritarismo, la indiferencia, la ineptitud y la corrupción.

Con el triunfo de la coalición “Va por México”, el pasado martes 8 de junio, el Dirigente Nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, dio el banderazo de salida a la coalición legislativa “Va por México” y adelantó que ha instruido a Jorge Romero y Santiago Creel para que inicien y generen diálogo con quienes serán los legisladores de las diferentes fuerzas políticas que integrarán la próxima legislatura.

Sin embargo, para que funcione este dique legislativo y se ponga un alto a las iniciativas destructoras que se envían desde el Ejecutivo federal es importante mantener cohesión, ya que López Obrador ha anunciado que requiere negociar con otros partidos para tener mayoría calificada en el Congreso e incluso presumió un acuerdo con el PRI.

Ante esto, los líderes nacionales del PAN, Marko Cortés, del PRI, Alejandro Moreno, y del PRD, Jesús Zambrano, afirmaron que no darán ningún diputado a MORENA.

La decisión y la participación de la ciudadanía para quitarle la mayoría arrolladora a MORENA fue de vital importancia ya que, como dijo el dirigente blanquiazul, nuestra sociedad quiere un país de leyes e instituciones, el mandato en las urnas es muy claro, ponerle un alto a MORENA y a la destrucción del país.