El actual Gobierno federal, junto con Morena y sus partidos aliados, impulsan una reforma político-electoral que contempla cambios al sistema electoral, que incluye una reducción del financiamiento ordinario de los partidos políticos, la reducción del servicio profesional de carrera en el Instituto Nacional Electoral (INE), la desaparición de los órganos estatales electorales, de los Tribunales electorales estatales y de las salas regionales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, lo que, a consideración del presidente consejero del INE, Lorenzo Córdova, afectará las fortalezas del sistema electoral, “no sólo no valdrán la pena, sino que generarán un problema político futuro”.

Sobre este importante tema, la revista La Nación conversó con el diputado federal del PAN, Humberto Aguilar Coronado, quien afirmó que en este momento no es necesaria una reforma político-electoral que cambie de raíz nuestro sistema electoral mexicano.

“Lo han dicho expertos en el tema como José Woldenberg o Mauricio Merino, gente que ha participado activamente en las reformas electorales. Ellos coinciden que no es el momento para someter a discusión una propuesta de este calado. Soy de los que piensa que esta propuesta está movida por cálculos políticos miopes, cortoplacistas y más por el rencor que por la razón”.

Cuestionado sobre la disposición, por parte de Morena, a abrirse a negociar con la oposición, Aguilar Coronado consideró no existe confianza por la sencilla razón de que, si el Presidente insiste en que no se le mueva una sola coma a esta propuesta, no hay manera de que pueda transitar este tema, sólo sería por medio de la amenaza, el chantaje o el ofrecimiento de impunidad a los legisladores para que se sumen a este proyecto.

Al abordar la polémica propuesta que impulsa el Ejecutivo para elegir a los consejeros electorales, por medio del voto de los ciudadanos, además de disminuir el número de consejeros, el legislador federal destacó que el problema no es que se reduzca el número de consejeros electorales, que puede ser una buena propuesta, el inconveniente es que la iniciativa dice que son 60 propuestas.

“Veinte las propone la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ¿quién controla la Corte en estos momentos?, 20 los propone el Poder Legislativo por mayoría absoluta, ¿quién controla el Poder Legislativo a través de Morena, Verde Ecologista y PT?, y 20 los propone el Presidente de la República”.

De ahí que, precisó, se trata de 60 propuestas de presidentes, quienes saldrían a hacer campaña y que el más votado tendría que ser el presidente del nuevo órgano electoral, lo que es por completo pernicioso, “esto no es un concurso de popularidad, eso es atentar contra la autonomía y los principios rectores constitucionales que rigen el Instituto Nacional Electoral”.

El político panista también alertó sobre el continuo intento de asfixiar económicamente al INE. “El Instituto Nacional Electoral presenta tres presupuestos: 1. Para la operación del propio INE; 2. El financiamiento a los partidos políticos, y 3. Para una eventual consulta popular. Los tres suman 24 mil millones de pesos”.

Ahora, dijo, en el PEF 2023, la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara Diputados ya recortó cuatro mil 500 millones de pesos al INE, que es el mayor recorte que hay en todo el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Aguilar Coronado aseguró que se pretende asfixiar presupuestalmente al INE, cuando está claro que lo que cuesta este instituto no es comparable con lo que se ha gastado en el aeropuerto Felipe Ángeles, ya ni qué decir de la refinería de Dos Bocas o el Tren Maya. “Lo que cuesta caro son los caprichos presidenciales como mantener a Manuel Bartlett en la CFE; proteger a alguien que no sabe nada de Pemex o seguir adelante en la construcción del Tren Maya y la refinería de Dos Bocas.

El legislador por el estado de Puebla manifestó que es urgente exigir un parlamento abierto donde la sociedad se manifieste, los expertos opinen y los interesados afectados presenten sus propuestas y sus opiniones, con el fin de que los legisladores las podamos tomar en cuenta, es decir, que se busque un amplio consenso.

Para finalizar, el diputado federal por Acción Nacional subrayó que lo más importante es que si el presidente de México insiste en que no se le mueva una sola coma a su propuesta, no va a contar con las y los legisladores de Acción Nacional.

“Las y los diputados federales del PAN defendemos al INE, a la democracia para vivir en libertad. Nuestras propuestas son claras, no de ahora, desde hace muchos años, y las mantendremos en la mesa para defenderlas”, concluyó.