Ha terminado el proceso electoral y podemos decir con total convicción que cumplimos nuestro principal objetivo: ponerle un alto al populismo autoritario que se ha dedicado a destruir la democracia y el contrapeso en nuestro país.

Sin caer en triunfalismos nos sobran motivos para celebrar, porque el avance de Acción Nacional es incuestionable:

  • Crecimos el 78 por ciento en triunfos de mayoría para diputaciones federales: en 2018 obtuvimos 40 y ahora ganamos 71.
  • De 77 diputadas y diputados federales que hoy tenemos, vamos a tener al menos 112.
  • De 35 millones de mexicanas y mexicanos que gobernamos hoy, vamos a gobernar 46 millones.
  • Las victorias de Mauricio Kuri y de Maru Campos en Querétaro y en Chihuahua fueron contundentes.
  • Tuvimos el mayor crecimiento histórico en la Ciudad de México.
  • Recuperamos el “corredor azul del Valle de México”.
  • Refrendamos, ganamos y estaremos gobernando 13 capitales del país.
  • Aumentamos el número de legisladores locales y con ello alcanzamos mayoría en siete Congresos locales.
  • Refrendamos y conquistamos las principales ciudades y municipios del país.
  • Además, estamos defendiendo el voto de la gente con la impugnación de varios procesos estatales, municipales y distritales.

 

No todo fueron victorias porque enfrentamos el proceso electoral del México moderno con la mayor intervención gubernamental que hubiéramos vivido, con un presidente de la República que más parecía presidente de MORENA, atacando y persiguiendo a opositores, usando electoralmente todo el gasto de los programas sociales, usando a los siervos de la nación de su gobierno como estructura electoral y consintiendo la complicidad de muchos de los candidatos de MORENA con la delincuencia organizada, que provocó el proceso electoral más violento e inseguro del que se tenga registro; por eso, quiero reconocer el esfuerzo y valor de nuestras candidatas y candidatos que literalmente se jugaron la vida, así como también a cada representante de casilla, de los equipos de campaña, de las dirigencias estatales y municipales, porque finalmente el esfuerzo de muchos dio frutos.

La jornada electoral fue histórica porque frente al odio y la división se impuso el reencuentro; porque frente a la voz de “uno” se levantaron las voces de millones y porque frente a la destrucción y retroceso se impuso el México de instituciones que hemos construido por casi 83 años los panistas.

Este triunfo significa que MORENA no tendrá la mayoría calificada para seguir destruyendo al país; este triunfo significa que son mucho mejores nuestros gobiernos estatales y municipales, este triunfo significa que dimos un gran paso para corregir el rumbo del país y que Acción Nacional solo o coaligado es la mejor alternativa para gobernar y representar a los mexicanos.

 

Marko Cortés Mendoza

Presidente del Comité Ejecutivo Nacional