El pasado 12 de noviembre, el Partido Acción Nacional llevó a cabo su vigésima quinta Asamblea Nacional Ordinaria y su décimo novena Asamblea Nacional Extraordinaria. En la primera se ratificó al nuevo Consejo Nacional, mientras que en la segunda se aprobaron cambios a los Estatutos y se aprobó también un nuevo Programa de Acción Política. Ambos proyectos llevaban al menos tres años discutiéndose y socializándose, de tal manera que miles de panistas de todo el país pudieron participar, directa o indirectamente, en su elaboración.

Desde hace mucho tiempo hacía falta en el PAN una reforma estatutaria de fondo. Los Estatutos aprobados en aquella fatídica Asamblea de 2013, a los pocos meses de la gran derrota en la elección presidencial que sacó al PAN del gobierno, habían creado una enorme cantidad de vacíos legales y disfuncionalidades internas que era urgente corregir. La nueva reforma de Estatutos quizá no es todo lo profunda que muchos hubiéramos querido, pero también es verdad que supone un avance importante en al menos tres materias: la afiliación, la elección de dirigentes, y el modelo de buen gobierno.

Respecto a la afiliación, la reforma facilita la entrada al Partido. Los ciudadanos libres que quieran formar parte del PAN ya no necesitarán pertenecer a algún grupo interno o tener un padrino, sino que podrán aprovechar las nuevas tecnologías para ingresar en él. Es de esperarse que esto refresque a la organización e incentive la llegada de nuevos y mejores cuadros.

Respecto a la elección de dirigentes, se da el primer paso para regresar a un método más deliberativo y ordenado, como ocurría antes cuando los consejos estatal y nacional tenían en exclusiva esa facultad.

Y respecto al modelo de buen gobierno, se establece la obligatoriedad de que todo cargo electo bajo las siglas del Partido deba seguir unos lineamientos mínimos que otorguen una identidad clara.

También se aprobó en esta asamblea un nuevo Programa de Acción Política, que contiene la propuesta que el PAN le hace a México y a los mexicanos. Con este programa, el PAN reafirma sus valores y principios fundamentales, y además incursiona innovadoramente en temas como el medio ambiente, las nuevas tecnologías, la salud o la transición energética. Se incluye una propuesta muy sólida en materia económica y también en materia social, dos temas en los que el actual gobierno ha quedado a deber.

Cuatro años después de que comenzara la pesadilla que ha supuesto el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ya pocos dudan de que el PAN es la única oposición auténtica y la única alternativa real. La misión histórica de Acción Nacional es, pues, enorme: canalizar y articular los esfuerzos de todos aquellos que quieren que México siga siendo un país libre y democrático, ser la voz política e institucional de los millones de mexicanos que hace unos días salieron a las calles a exigir respeto a las autoridades electorales porque no quieren regresar a los tiempos en los que el poder estaba concentrado y la democracia era una quimera.

Por eso era tan necesario que el PAN llevara a cabo un proceso serio de renovación. Hoy, el PAN es un partido más moderno, más ciudadano, mejor organizado, con una identidad más clara. Un partido que no depende de los demás para establecer su propia ruta ni que supedita su esencia a la accidentalidad de la coyuntura política.

Hay una mayoría natural de mexicanos que quieren vivir en paz, en libertad, en democracia, sin corrupción. Son los ciudadanos que se levantan temprano a trabajar, que están hartos de la confrontación, de los caprichos presidenciales. Son las personas que aspiran a vivir de su trabajo y esfuerzo, no de las dádivas gubernamentales. Esa mayoría natural son las clases medias que en los últimos años se han movilizado: muchos de ellos apoyaron al actual presidente, pero hoy están profundamente decepcionados. Esa mayoría natural debe ver en el PAN su cauce también natural.

Decía Carlos Castillo Peraza que la identidad supone dar respuestas nuevas a partir de unos principios que no cambian. Hagamos votos para que los frutos de esta Asamblea se traduzcan en un mejor futuro para México.

 

Fernando Rodríguez Doval es Secretario de Estudios y Análisis Estratégico del CEN del PAN.

Twitter: @ferdoval