Desde nuestra fundación y a lo largo de 83 años, en Acción Nacional la participación política de la mujer ha sido permanente, ejemplo de grandes liderazgos en todo el país y uno de los cimientos más trascendentes del instituto político al que nos debemos.

Nuestro fundador, Manuel Gómez Morin, inició la lucha para alcanzar una patria más humana, ordenada y generosa, siempre acompañado de dos grandes mujeres y pilares en su vida: su madre, doña Conchita Morin viuda de Gómez, y su esposa, doña Lidia Torres de Gómez Morin.

Es decir, en Acción Nacional se postuló, desde su fundación, la participación política de la mujer. No como una situación coyuntural o de moda, sino como parte sustancial del Partido y conscientes de la dignidad humana de cada una de las mujeres. Pugnamos desde el principio por iniciativas para promover el voto femenino a nivel municipal en 1946 y en 1947 se impulsó el voto femenino a nivel federal.

A lo largo de más de ocho décadas, el PAN ha impulsado que más mujeres participen en la vida de nuestro Partido y alcancen espacios de toma de decisión en la vida pública de México. Sería insuficiente este espacio para nombrar a tantas y tantas panistas destacadas a lo largo de este tiempo y en todo el país, pero es necesario señalar que cada una ha puesto su esencia en los logros alcanzados.

Damas pioneras en Acción Nacional hay muchas y sumamente valiosas, Jovita Granados, Luisa Isabel Salas, Manuela Cásares de Robleda y Rosario Alcalá, la primera mujer que en México fue candidata a una gubernatura y lo fue por el PAN en el estado de Aguascalientes.

Recientemente lamentamos profundamente el fallecimiento de la gran panista, Florentina Villalobos Chaparro, primera Diputada Federal de oposición, miembro honorario y vitalicio de nuestro Partido Acción Nacional, y quien nos da un parámetro de la calidad, lealtad y grandeza de las mujeres que han abrazado los valores y la doctrina panista.

Sin duda alguna, siempre he pensado que las mujeres somos las mejores administradoras no sólo en el ámbito público, sino en cualquier otro, laboral, social y familiar. Así que, mirando atrás y a más de ocho décadas de nuestra fundación e historia, fue un acierto que nuestro Partido siempre mantenga la presencia permanente de la mujer.

Pero, ¿por qué hoy es tan trascendente traer a la memoria la esencia de Acción Nacional y la participación de la mujer en el marco de los 83 años de la fundación del Partido?

En primer lugar, por el momento que vive nuestro país. Tiempos decisivos donde es necesario que sepamos comunicar de manera precisa y puntual, sobre todo, a las mujeres mexicanas que SÍ hay de otra ante los tiempos complejos y de ocurrencias que vivimos.

Si llevamos un mensaje potente, que mueva fibras sensibles en la mujer, no tengo ninguna duda que los principios y valores de Acción Nacional seguirán permeando y llegando hasta el seno de los hogares, hasta cada una de las familias que hoy no la están pasando bien y quieren una alternativa.

Sin duda lo creo porque desde el pulso y visión de las mujeres, podemos demostrar que nuestro país no puede sumergirse más en la dirección a la que nos han llevado los actuales malos gobiernos. Afortunadamente, hoy somos más las mujeres que hemos logrado espacios de toma decisión y estoy segura que el mensaje de cambio se escuchará claro, fuerte y contundente.

En los congresos locales y en el de la Unión, en los cabildos y en los órganos directivos del Partido, en las tareas cívicas y en la política diaria que hacemos todas y todos en las calles, la gran fuerza decidida de la mujer y su pulso social será imprescindible en Acción Nacional de cara hacia el futuro.

Desde Querétaro, en donde tengo la valiosa oportunidad de dirigir al Comité Directivo Estatal de Acción Nacional, promovemos la participación de la mujer con instrumentos paritarios que nos garantizan, por ejemplo, hoy tener más del 50 por ciento de presidentas en los comités municipales que me acompañan en las tareas partidistas.

Y vamos más allá, porque los gobiernos de Acción Nacional en Querétaro, tanto a nivel estatal como municipal, instrumentan políticas públicas con perspectiva de género en apoyo a las mujeres, tales como apoyos a más de 10 mil jefas de familias en situación de vulnerabilidad, impulso a emprendedoras y la creación de la primera Universidad de las Mujeres, única en su tipo a nivel nacional.

En Acción Nacional, las mujeres debemos marcar brecha y seguir acompañando la lucha que todos los días encabeza nuestro Presidente Nacional, Marko Cortés, para demostrar que somos el verdadero cambio a ese régimen autocrático y dictatorial del que millones de mexicanos están arrepentidos.

Debemos ser la fuerza que con toda determinación siga cuidando nuestra Constitución y protegiendo a las instituciones como el INE, para garantizar la democracia, los equilibrios y promover los buenos ejemplos de gobierno de Acción Nacional en nuestro país.

 

Leonor Mejía es Presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN en Querétaro.

Twitter: @LeonorMejia