Acción Nacional siempre ha reconocido el amplio potencial de las mujeres. A diferencia de otras fuerzas políticas, nuestro Partido permanentemente ha impulsado y respaldado, con hechos, su talento y capacidad.

La visión humanista, el bien común y la congruencia, siempre nos ha caracterizado. Por ello, firme en la convicción de reconocimiento, apoyo y protección hacia las mujeres que lo integramos, el pasado 12 de noviembre, en nuestra Asamblea Nacional, aprobamos diversas reformas a los estatutos para garantizar que nuestros derechos político-electorales sean respetados. Esta reforma histórica representa un avance no sólo para Acción Nacional, sino para todo el sistema de partidos que durante años presentaron resistencia a la participación política de las mujeres.

La paridad estatutaria hoy es una realidad y, con ella, la garantía de la representación de las mujeres en todas las dirigencias estatales y municipales, órganos de decisión, comisiones del Partido y candidaturas. Con este avance, las mujeres contribuiremos a fortalecer la organización y visión del Partido y del país. Más espacios de participación y espacios libres de violencia de género son los estándares que ahora prevalecerán en la vida interna de Acción Nacional.

En esta reforma también se refrendó el compromiso de prevenir, sancionar, reparar y erradicar la violencia política contra las mujeres en razón de género, creando la Comisión de Atención de Género para vigilar la aplicación de la paridad y para asesorar, orientar y acompañar a víctimas de violencia política.

De igual forma, las y los integrantes de la Comisión de Justicia se encargarán de atender y resolver ese tipo de violencia política con base en las facultades recomendadas por las autoridades electorales y haciendo uso de un medio de impugnación específico para facilitar el pronto acceso a la justicia. También deberán capacitarse para resolver los asuntos con perspectiva de género.

Se incluyó un Protocolo de prevención y atención de los casos de hostigamiento y acoso sexual, en donde de la mano de los demás mecanismos que garantizan la no discriminación y violencia, incluyen medidas integrales de reparación.

Adicionalmente, dentro de la reforma se acordó dotar de presupuesto y tiempo al aire a candidatas mujeres no menor al 40 por ciento, garantizar que en las campañas y propaganda electoral no se discrimine por razón de género y que no esté basada en roles o estereotipos que contribuyan a la violencia política contra las mujeres en razón de género. Además, se garantiza la capacitación permanente en materia de perspectiva de género, derechos humanos, la no violencia de género y demás temas transversales.

Nuestra misión es hacer que la participación de las Mujeres de Acción se vuelva protagónica, significa construir mayores espacios donde las mujeres podamos estar y ser parte sustantiva de la agenda nacional y consolidar cientos, miles y, por qué no, millones de espacios de libertad, que nos permitan contribuir a la vida publica de nuestro país, esos espacios por las que tanto han luchado.

Acción Nacional rechazará el registro de la precandidatura a quien tenga sanciones por ejercer violencia política contra las mujeres en razón de género, sea deudor o deudora alimentaria, haya ejercido violencia familiar o doméstica, o esté condenado o condenada por delitos sexuales o cualquier agresión de género.

En este gran avance, destaco y reconozco como principal aliado e impulsor de las reformas a nuestro Presidente Nacional, Marko Cortés, que gracias a su preocupación e interés, logró un cambio histórico para garantizar los derechos político electorales de las mujeres en la vida interna del Partido, también reconozco a todos y cada uno de los militantes hombres que votaron en favor de la paridad, que condenan la violencia política contra las mujeres y que reconocen y respetan nuestras capacidades y necesidades.

Estamos convencidas y convencidos que, con estos cambios, aumentará la representación de las mujeres dentro de la política. Sumaremos más síndicas, regidoras, alcaldesas, diputadas, senadoras, gobernadoras y en un futuro no muy lejano, emanará de las filas de Acción Nacional la primera presidenta de la República.

Esta participación debe asumirse con una gran responsabilidad. Hoy, las Mujeres de Acción debemos seguir trabajando con propósito de crecimiento para dar respuestas a las nuevas demandas de la gente.

La política en nuestro Partido es un espacio fértil para las mujeres, porque es aquí donde surgen los liderazgos y donde las mujeres pueden seguir trabajando en favor de nuestro país.

Mujeres de Acción, las invito a que unidas trabajemos, construyamos y recuperemos nuestro México, para que con nuestra visión humanista y de bien común, vuelva a ser una casa mejor, más democrática, justa y segura para todas las mujeres y para todas y todos los mexicanos.