Estamos por cerrar el año con muchas malas nuevas. En estos últimos meses no sólo el presidente nos ha sorprendido, sino que también toda la bola de corruptos que no velan por el bien de nuestro país, ya que el presidente ha logrado llegarles al precio, ya sea por medio de dejarlos de perseguir o con otra moneda de cambio. En fin, entre la filtración de los Guacamaya leaks y la marcha, al viejito ya le está cayendo el veinte de que no la va a tener fácil para la próxima elección, aunque lo que más quiere es seguir en el poder él mismo o ya de perdis uno de sus más leales súbditos. Lo único claro de todo esto es que el PAN es la única oposición real que hay en este momento.

#ElINENoSeToca

El domingo 13 de noviembre salimos a marchar para defender la autonomía del Instituto Nacional Electoral, pues el viejito pispireto quiere cambiar las reglas electorales en favor de su totalitarismo. Según ellos, sólo éramos diez mil personas, la realidad es que abarrotamos el Paseo de la Reforma y el Monumento a la Revolución tanto que, aunque ya habían terminado de hablar, seguía gente marchando en contingentes para pasar al monumento. Algo que no se hace con solamente diez mil personas. Demostramos que Morena no la va a tener fácil, porque los mexicanos ya se dieron cuenta de las mentiras de “Palpatine”.

Guaca leaks

En algunos documentos filtrados en los Guacamaya leaks se puede apreciar la falta de humanismo y corrupción del Ejército, pues entre otras cosas está el caso peculiar donde se le quitó la vida a un elemento de tropa por parte de un alto mando, quien accionó un fusil de asalto. El presunto culpable no ha recibido ningún tipo de sanción y sigue ejerciendo sus funciones, como si nada hubiese pasado. Otra muestra más de la fallida estrategia por militarizar el país, ya que se está demostrando que no es la alternativa para lograr bajar los índices de violencia e inseguridad.

Marcha imperial

El presidente pretende realizar una marcha por motivo de su informe de gobierno, en el que por supuesto no puede ni levantar la cabeza por tantas mentiras que salen de su boca. Es la marcha de AMLO en apoyo a AMLO para ver como AMLO habla de AMLO. Y es que estamos seguros de que la mayoría de personas que irán, a comparación de la marcha en defensa del INE, no será por voluntad propia. El presidente pretende “ganar” de alguna manera, contrarrestar y minimizar lo ocurrido el pasado 13 de noviembre. Viéndolo por el lado positivo, ya tienen música de fondo para ambientar su marcha.

Cloaca de 4ta

Hace unas semanas murieron dos hermanas debido a una coladera destapada afuera del metro Velódromo. Cabe destacar que esta coladera ya había ocasionado sorpresas y descontentos para las personas que acuden al Palacio de los Deportes a presenciar eventos musicales desde mucho tiempo antes, debido a que el lugar donde se encuentra carece de luz. En esta ocasión, dos niñas pagaron el precio más caro de la falta de atención de las autoridades morenistas por la seguridad de su población, pues en vez de atender estas necesidades, personajes como la jefa de Gobierno se enfocan en hacer campaña para las próximas elecciones por la Presidencia de la República.

El costo de la transformación

La transformación de cuarta ha salido más cara que cualquier otro capricho presidencial, pues, aunque en su discurso diga que tiene un gobierno de austeridad, en la práctica se ha gastado todo en sus megaproyectos. Ahora, pretende quitarle presupuesto al INE, el cual es nada comparado con lo que se está gastando en la refinería submarina, el Tren Maya y el aerotianguis, que diga, aeropuerto Felipe Ángeles. Por más que quiera hacerse el inocente, el Ejercito está siendo cómplice de los malos manejos del presupuesto, ya que, al pasar estos proyectos como seguridad nacional, no le tiene que entregar cuentas a nadie. Que descaro.