Cada día recibimos por los medios de comunicación buenas y malas noticias. Recordemos primero las buenas: una buena noticia es que el 95 por ciento de los niños mexicanos ya están asistiendo a clases presenciales en casi todo el país. Otra es que el presidente afirmó que no aumentará el precio de la gasolina, esperamos que esto se cumpla por largo tiempo.

Estamos impacientes por ir a conocer las reformas que se están realizando en el bosque de Chapultepec, se nos dice que costarán 10 mil millones de pesos. Nos tranquiliza que no se nos informe que les falten recursos, seguramente que contarán con todos los necesarios para desarrollar ese gran proyecto. Deseamos que pronto nos inviten a la inauguración.

Otra buena noticia es que en la pasada marcha del 8 de marzo, por el Día de la Mujer, no se repitió el vandalismo de otras ocasiones. Fue grata la entrega de flores a las mujeres policías y su espontánea incorporación a la marcha. Es deseable que estos cambios se fortalezcan y se reflejen en una sociedad pacífica y solidaria.

Una buena noticia, que muchos todavía no conocen, es que existe en la capital mexicana la “Escuela de la Administración Pública de la Ciudad de México”, la cual tiene como propósito que los servidores públicos, sin distinción de partidos, ideologías o intereses políticos, compartan acciones, programas y políticas públicas que beneficien a la población. Sería deseable que los candidatos a todos los cargos públicos se acercaran a ella.

También es buena noticia que nuestro país haya enviado ayuda humanitaria para los ucranianos refugiados. Envió colchones y medicinas en el avión de la Fuerza Aérea Mexicana y de regreso repatrió a mexicanos que abandonan Ucrania.

 

Pero también hay malas noticias

En Michoacán no se ha logrado parar la violencia pese al apoyo dado por el Ejército y la Guardia Nacional, hubo una gran masacre en San Juan Parangaricutiro. Además, a plena luz del día, ejecutaron al alcalde de Aguililla, del Partido Verde.

Otra mala. Los aviones de Putin en su guerra contra Ucrania atacaron un hospital infantil en la ciudad de Mariúpol y se propuso bombardear a Odesa y a Kiev. ¿Les falta corazón

Los Estados Unidos siguen sin reconocer al dictador de Venezuela, Nicolás Maduro. Su prioridad era liberar a estadunidenses detenidos. Se envió a una delegación para que lo hiciera, pero está pendiente el tema del petróleo.

El feminicidio en nuestro país rebasó por primera vez las mil muertes de mujeres en un año. En 2021 se reportaron 1,004 feminicidios, la cifra más alta desde 2015.

Todavía no se conocen las medidas que se tomarán para la nivelación académica de los alumnos que por la pandemia dejaron de ir a la escuela. ¿Habrá algunas?

No se tiene información completa sobre las obras públicas que se están realizando, como la del nuevo aeropuerto y la del tren del sur. Preocupa el presupuesto y la fecha de su terminación. Pero ya basta de malas noticias, esperaremos las “nuevas buenas”.

 

María Elena Álvarez de Vicencio es Directora del Centro de Estudios para la Mujer Blanca Magrassi y Consejera Nacional del PAN.