El Presidente Nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, afirmó que la derrota de la Reforma Eléctrica, que impulsaba López Obrador, enseña y acredita que es posible derrotar al gobierno y frenar la destrucción nacional.

En conferencia de prensa virtual, el pasado 18 de abril, aseguró que el mensaje de lo sucedido en la Cámara de Diputados es claro: “vamos a impedir los caprichos y las ocurrencias del presidente, vamos a tener una contención constitucional y por eso hoy podemos decir que México no es el país de un solo hombre”.

Posteriormente, Cortés Mendoza, en conferencia de prensa conjunta con los presidentes nacionales del PRI y PRD, destacó que este triunfo en el legislativo federal demuestra que hay coalición para rato, para cuidar las instituciones, los equilibrios y contrapesos, así como para enfrentar las batallas que vengan, siempre con propuestas y alternativas.

Señaló que ahora el presidente López Obrador se está metiendo autogoles por su egocentrismo, el primero, fue su farsa de revocación de mandato y el segundo la reforma eléctrica que nació muerta.

Cabe recordar que la coalición legislativa “Va por México” adelantó, el pasado 11 de abril en conferencia de prensa, que presentarán una iniciativa, una contrapropuesta que sí busque que la gente pague menos en su recibo de luz, que impulse la competencia en la generación de energía limpia, que la gente pague menos en su recibo de luz e impulsar el uso de paneles solares para la generación de energía en consumo básico de casa habitación y para actividades agrícolas y ganaderas.

Asimismo, subrayó que la contrapropuesta apunta a fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como empresa de Estado, pero también darle el carácter de organismo con autonomía constitucional a la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

En su oportunidad, Jorge Romero Herrera, Coordinador de los Diputados Federales del PAN, reiteró que la coalición preparó una propuesta alterna de reforma eléctrica, para que ésta sea un auténtico apoyo para la gente, en donde se garantice el acceso a la energía eléctrica limpia, sustentable y barata desde la Constitución.

El legislador apuntó que también se busca que el Centro Nacional de Control de Energía sea una empresa autónoma constitucional y no sólo reguladora. “Presentaremos una contrapropuesta que sí busque que la electricidad se vuelva un derecho humano y que las energías sean limpias y baratas”.

Desde que se conoció la propuesta de iniciativa eléctrica que impulsa el actual jefe del Ejecutivo, la inconformidad en los partidos PAN, PRI y PRD, así como de grandes empresas importantes internacionales se reflejó de inmediato.

Cabe señalar que muy lejos quedó la bancada de Morena de lograr la mayoría calificada (333 votos). El resultado de la votación fue de 275 votos a favor y 223 en contra.

Doce puntos de la reforma energética propuesta por la coalición “Va por México”

  1. Se establece el acceso a la energía eléctrica como un Derecho Humano.
  2. Para garantizar el acceso a energía eléctrica al costo más bajo posible, se establecen mecanismos que permitan a los ciudadanos generar su propia energía o comprarla a los precios más bajos y estables posibles.
  3. Transición Energética.
  4. Se corrigen los errores y los excesos del pasado y se acaba con la simulación.
  5. Abrir la oportunidad para que negocios y empresas más pequeñas puedan acceder al mercado eléctrico y sus beneficios como costos más bajos de energía o energía limpia.
  6. Se fortalece la regulación del mercado.
  7. El Estado mantiene, reafirma y fortalece su rectoría en el sector eléctrico a través de la planeación del mismo con la constitución de la Comisión Nacional de Redes Eléctricas, organismo autónomo del Estado.
  8. Se fortalece a la Comisión Federal de Electricidad.
  9. Se fomenta la penetración del uso de energías renovables.
  10. Se perfecciona el otorgamiento de permisos para dar seguridad jurídica a los proyectos.
  11. Reformulación del modelo de CEL para alinearlo con los IREC (Certificados Internacionales de Energía Renovable).
  12. El litio será propiedad del Estado, pero su aprovechamiento seguirá las reglas del petróleo.