Entramos a la cuesta de febrero y sí que le ha costado al presidente y a su familia, pues los escándalos no han faltado y parece ser el inicio del declive de nuestro orador matutino “favorito”. La realidad es que entre tanta mentira algo tenía que explotar en algún momento, la falsa honestidad y el descaro del imperialista “cabecita de algodón” tienen que parar en algún momento y esperemos que la mayoría de los mexicanos se den cuenta que nos está llevando a la ruina.

Casa gris

El hijo del presidente se vio envuelto en un escándalo muy grave por conflicto de interés. José Ramón y su esposa vivieron en una casa propiedad de una de las empresas que casualmente inició un contrato con Pemex ese mismo año. Lo peor es que a la familia houstoniana, sí, esa que tanto le cae mal el neoliberalismo y los yanquis, le salió el tiro por la culata, pues al tratar de defenderse resulta que José Ramón está ligado a una empresa fantasma. Sea como sea, los Hutt están en graves problemas.

InSalud

Por fin un juez hizo caso y mandó a investigar al impresentable “berrinchitos Gatell” por falta de responsabilidad y negligencia en el manejo de la pandemia, tomando en cuenta que se pudieron haber prevenido miles de muertes. Justamente cumplimos dos años de pandemia y al subsecretario no se le ha hecho ni un rasguño, siendo que merece todo el rigor de la ley por omisiones y malos manejos. A pesar de esta investigación se le ve seguido de vacaciones en la playa. ¿Será que no le preocupa?

AIFA

Se anunció que el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles se inauguraría al inicio de la primavera, contando con la asombrosa cantidad de seis vuelos diarios. El chiste se cuenta solo, pues “lord morena” aseguró que es el aeropuerto en construcción más importante en el mundo y la verdad creemos que hasta el aeropuerto de mi pueblito sería más relevante que el AIFA. Además, llegar a Santa Lucía es un verdadero martirio y a menos que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes invente el teletransportador sale más barato el vuelo que llegar al aeropuerto.

De bocas

Entre tanto contratiempo los mega proyectos que van a transformar a México en un país del siglo pasado siguen acumulando sobrecostos. Así pasa con la refinería de Dos Bocas, pues costará 900 millones de dólares más, según Pemex. Y es que las inundaciones, huelgas, mala planeación y ejecución lo han llevado de ser un proyecto insostenible a imposible. Pero quienes somos nosotros para pensar en el futuro del país si solamente tenemos una esperanza de vida muy corta con los de cuarta, quienes fomentan la inseguridad, malos manejos de salud, falta de medicamentos y embates contra la libertad de expresión.

Los queremos vivos

Y hablando de libertad de expresión, la pelea que tiene el presidente contra Loret de Mola está pasando a otro nivel, pues le tiene tanto coraje por haberle sacado los trapos al sol que se lo tomó personal, como todo. A lo anterior se suma al asesinato de una reportera que confesó sentir miedo por su vida en una mañanera, por lo que los medios decidieron protestar y darle la espalda a Morena y a todos sus representantes. La rebelión tiene una causa noble y es querer vivir en un país donde te puedas expresar y vivir con tranquilidad. Esperemos que los “sith de cuarta” no quieran construir una estrella de la muerte.